Nervacero negocia vincular parte del salario a los beneficios

La empresa vizcaína Nervacero sería una de las grandes perjudicadas por un hipotético cierre de Laminaciones Arregui, a la que destina un parte importante de su producción. La compañía del grupo catalán Celsa se encuentra inmersa en la negociación de un plan de viabilidad con los sindicatos, con el que quiere reducir su plantilla a 300 trabajadores frente a los cerca de 350 que tiene en la actualidad.
Fuentes sindicales informaron a EL CORREO de que los representantes de los empleados están negociando un plan de viabilidad con la dirección que se encuentra «próximo» al acuerdo. La parte más destacada del mismo sería la vinculación de una fracción importante del salario -entre el 16% y el 18%- a los resultados de la compañía. En concreto, una parte a los beneficios y otra al Ebitda. La jornada se mantendría en las 1.664 horas anuales y se adoptarían medidas de flexibilidad interna.
Respecto a los excedentes, añadieron las citadas fuentes, podrían prejubilarse cerca de una treintena de trabajadores, y otros «12 o 13» serían recolocados en subcontratas. La última palabra la tendrá la asamblea de operarios. Y si la plantilla opta por decir ‘no’ a las nuevas condiciones, «entones tendremos un problema», alertaron.
 
Elcorreo.com

Los comentarios están cerrados.